Páramo de Sumapaz

Reportaje de Gonzalo Bueno

Esta crónica local, de escasos 400 kms en una salida de domingo, se incluye en el blog y se publica en medio de la Serie de reportajes de Pedro y Juanita sobre su poderoso periplo de TransAsia 2.013, pues la actividad local continua y la verdad es que si no lo saco ahora despues se me olvidan las vainas… Ademas, hay que colgarse de la fama de los viajeros de TransAsia para conseguir público: asi las cosas, de pronto  mi crónica tambien la leen mas de 5 desprevenidos lectores. 

El PNN (Parque Nacional Natural) del Páramo de Sumapaz es un destino muy especial para el “doble-propósito” porque distribuye muy equitativamente  (50% / 50%) rutas destapadas y asfalto. Localizado al sur de Bogotá, el recorrido empieza formalmente desde Usme con una subida constante de 35 a 40 kms,  a lo largo de la cual va apreciando un paisaje de montaña andina muy bello, fincas lecheras, cultivos de papa y se aprecia el permanente cambio de vegetación, hasta llegar a la característica flora de páramo con mucho frailejon y pequeños pantanos y resumideros de agua a diestra y siniestra.  Como la capital cuenta con un batallón militar protegiendo ésta entrada sur de la ciudad, no es de extrañar encontrar un primer retén militar.

Sumapaz 010

Llaman la atención, en esta parte de la escalada a los 3.500 msnm, las fuentes hídricas mayores, represas y lagunas naturales, que acá se manejan con mucho recelo y a las cuales se les dá, afortunadamente,  la importancia que requiere su conservación (similar a las reservorios que encontramos en el Páramo de Chingaza, aunque éstas del Sumapaz son de menor volúmen de agua): Inicialmente encontramos la Represa de la Regadera, que regula el suministro de agua potable al sur de Bogotá,

Represa de La Regadera
Represa de La Regadera

mas adelante está  el embalse del Hato

Represa de El Hato
Represa de El Hato

y finalmente  la espectacular Laguna de Chisacá, de aguas super cristalinas y la Laguna Negra, estas dos últimas ya en el interior del Parque.

Tonny Strulovic en la Laguna de Chisacá
Tonny Strulovic en la Laguna de Chisacá

Pocos kilómetros mas adelante un segundo retén militar  nos pide detenernos y la documentación pertinente. Sabemos que ésta ruta comunica directamente con el Caquetá, al sur de Colombia, y en particular con el municipio de La Uribe, el tristemente célebre centro de operación de la guerrilla por mucho tiempo. El camino que recorremos ha sido por mucho tiempo “corredor táctico” por donde envían suministros a las zonas de combate y muy seguramente de pronto lo usan tambien para traer sus productos de tráfico de drogas a la capital, muy a pesar de los esfuerzos del ejército, con sus controles y sus retenes militares.

Javier Rugeles
Javier Rugeles

Esta es la segunda vez que me aventuro por estas tierras. En Diciembre del año pasado (2012)  hicimos este recorrido con Javier Rugeles y Nicolás García P.  Por eso, en este relato hay fotos mezcladas de ambos paseos.

Nicolás atendiendo un Pielrrojita en El Hato
Nicolás atendiendo un Pielrrojita en El Hato

En esta oportunidad fuimos solamente Tonny Strulovic y yo. Por esta razón ya algunos  de los soldados del puesto de control nos “reconocieron” y nos saludaron con mucha amabilidad. Pero el más entusiasta de todos era el cabo Olarte, admirador de las motos, propietario de una DR650 Suzuki y con muchas ganas de viajar por toda Colombia con su mujer cuando le salga la pensión de retiro. Al preguntarle por la situación del orden público nos contó de un atentado en el cual la guerrilla explotó un camión militar. Había sucedido un par de meses atras, en Febrero pasado y en el murieron tres soldados, no muy lejos del lugar donde estábamos. Sobre los “muchachos” nos dijo que era muy poco probable que salieran a vernos, pero que en caso de presentarse un encuentro, nos aconsejaba que les habláramos con naturalidad y les contáramos que hacíamos, etc. así como le habíamos contado a él y a sus soldados de nuestras actividades. Realmente no era el más animador de los consejos, pero seguimos adelante. Inmediatamente después de cruzar el “muñeco”,  como llamaba el cabo Olarte una inmensa escultura de un labrador,

El autor a los pies del "Muñeco"
El autor a los pies del “Muñeco”

se toma el desvío al Occidente (a la derecha) para las poblaciones de San Juan y La Unión. Desde este punto se continua subiendo y subiendo, hasta alcanzar una altura cercana a los 3.900 msnm.

Sumapaz 022

Si por el contrario despues del “muñeco” se toma a la izquierda, comienza un descenso acentuado y  prolongado hasta la pequeña población de Nazareth (esta parte la recorrimos en el primer viaje). Es un pueblo de gente ensimismada, retraída que nos mira con desconfianza y que muestra sin disimulo que han tenido períodos duros con la guerrilla,  por un lado, subiendo desde el Caquetá (este es el camino por el cual se puede llegar a La Uribe) y el ejército trancándolos como puede,  por el otro. Sin embargo, a pesar de que la situación pudo ser tensa por mucho tiempo, en el cementerio medio abandonado y no muy poblado, contamos menos de 20 tumbas. Acá en el primer viaje exploratorio decubrimos nuestro error y  tuvimos que devolvernos unos buenos kilómetros para entrar por donde tocaba. 

Cementerio de Nazareth
Cementerio de Nazareth

 Seguimos pues  el relato con el camino a la derecha del “muñeco”, en el cual se sigue subiendo y subiendo en el páramo. Llaman mucho la atención el colorido, rojizo y amarillo, que imprimen a los pantanos y pequeños lagos, los líquenes ó plantas acuáticas que sobre ellos se forman.

Pantanos de Páramo
Pantanos de Páramo

El páramo como tal se extiende sobre 187.000 hectáreas y aunque se ve un poco mas “poblado” que el de Chingaza, en cuanto a casa campesinas, aún conserva gran variedad de fauna nativa, osos de anteojos, venados, etc.   Curiosamente,  despues de muchos kilómetros de caminos de tierra, despues de cruzar un tercer retén con soldados igualmente amables e interesados en aprender de las motos y en unos sitios realmente desolados, aparece de la nada  un nuevo e impecable asfalto.

Me he dibujado en la mente una película, que sin fundamento ó investigación alguna, quiero compartir con Uds.:  Creo firmemente que los pequeños poblados de San Juan y La Unión han tenido en suerte unos mandatarios honrados, que durante sus períodos de gobierno han invertido los dineros públicos en mejorar sus vias de comunicación, en lugar de ver como desfalcan las arcas del municipio.  Al cruzar estas dos poblaciones, vuelve otra vez el camino a ser destapado, en regulares condiciones, como nos ciertamente nos gusta a los enduristas y es lo que salimos a buscar. Pero ….. Porque solamente ese pedacito en el alto del paramo ?   Hummmm

El descenso por el costado occidental del Páramo nos lleva a buscar el municipio de Cabrera. Poco a poco se siente como aumenta la temperatura, el cambio de vegetación,  en donde vale resaltar bosques nativos pero con los consabidos pinos y eucaliptos importados, particularmente  olorosos. Similarmente, mas abajo, encontramos miles de árboles de guayabas en plena cosecha, con sus frutos desperdigados por el piso, aplastados,  y el dulce y agradable olor de la tierra colombiana, como decía Gabo en el titulo de su libro: “El olor de la Guayaba”.

Descenso a Cabrera
Descenso a Cabrera

De Cabrera se baja al municipio de Venecia y de ahí a Pandi, ya muy cerca del famoso Boquerón del Rio Sumapaz en el tradicional camino a Melgar. Pero como  Tonny y yo estábamos aun con ganas de alargar ésta espectacular salida, tomamos hacia Icononzo subiendo otra vez un poco la cordillera y de allá nos descolgamos a Melgar, para buscar adelante la entrada al pueblo de Nilo. Pero antes de llegar a este municipio, desviamos a la izquierda por unos caminos veredales que nos había enseñado Rafa Ibarra, como caminantes, en ocasión anterior y que nos  llevaron hasta Agua de Dios. Despues del frío paramuno en este lugar se siente un calor infernal…

Finalmente, iniciamos el regreso a casa por La Mesa, pero para no dejar de hacer los desvíos propios de quien siempre quiere seguir rodando, en La Gran Vía tomamos la carretera secundaria pasando por Cachipay y Zipacón, para así completar los 400 kms y 11 horas de completa y espectacular salida dominical.

Comentario Final / Patrocinadores: El segundo viaje, a diferencia del primero, se hizo calzando las llantas HEIDENAU. El comportamiento de estas últimas en destapado es excelente !!  En asfalto, en curvas, es tambien muy bueno. No hubo velocidad alta, no hubo barro.


9 thoughts on “Páramo de Sumapaz

  1. Felicitaciones Gonzalo, eres un gran viajero y narardor, el domingo pasado recorrimos bogota-Choachi por trocha y destapado en XR’S, como en los viejos tiempos, tratemos de organizar algo juntos.
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s